Categoría Campañas. Publicado el 22 de junio de 2018

Hospital Escuela: informan sobre medidas de prevención para evitar quemaduras

Desde el Servicio de Cirugía Plástica y Reconstructiva del Hospital Escuela de Agudos “Dr. Ramón Madariaga” informan a la comunidad sobre medidas de prevención para evitar quemaduras y qué hacer ante un accidente doméstico.


En este sentido, explican que las quemaduras pueden ser ocasionadas por el contacto o proyección de objetos, partículas o líquidos a temperaturas elevadas y ocurren principalmente al situar objetos calientes (estufas eléctricas, lámparas, hornos, tostadores de pan, etc.), en lugares accesibles a los niños o no protegidos adecuadamente, al utilizar recipientes o cuerpos calientes desprovistos de mangos aislantes y al manejar objetos a alta temperatura sin protección en las manos.


Por lo que recomiendan colocar en lo posible protecciones alrededor de aquellos objetos que se encuentran calientes y que resultan accesibles necesariamente, seleccionar y utilizar objetos provistos de elementos de agarre aislante (mangos en buen estado), utilizar guantes o manoplas aislantes para mover objetos calientes o manipular dentro de un horno encendido, evitar las salpicaduras, usando cubiertas o tapaderas mientras se cocinan los alimentos, los mangos de sartenes, cacerolas no deben sobresalir del mueble de cocina.


Además informan sobre incendios y explosiones, tras la meta de evitar estos sucesos que pueden causar graves quemaduras.


“Para que se inicie un incendio, sólo hace falta que se unan tres elementos que están siempre en el hogar: Aire, combustible, foco de calor. Los combustibles pueden ser: Gaseosos: butano, propano, gas ciudad, sprays. Líquidos: quitamanchas, pinturas, disolventes, aceites, lacas, alcoholes, etc. Sólidos: tejidos, papel, cartón, plásticos, etc. Cuando el combustible es gas, que se ha acumulado por fuga o similar, puede generar una fuerte explosión”, mencionan.


Los focos de calor peligrosos son las planchas eléctricas, radiadores de calefacción eléctrica, sobrecalentamiento en los cables de la instalación o aparatos eléctricos, etc y los muy peligrosos: mecheros, cerillas, llamas de gas, colillas de cigarrillos, etc, agregan.


En este marco afirman, para prevenir un incendio recomiendan apagar perfectamente los fósforos y colillas de cigarrillos, no fumar en la cama, evitar que los niños utilicen fósforos o mecheros, no sobrecargue los enchufes con demasiados aparatos, tener cuidado con los de mucho consumo como radiadores, lavadoras y planchas, no quemar basura.


Al tiempo que continúan “empotre los cables y evite improvisar empalmes o usar cinta adhesiva para ello, cualquier contacto flojo o mal contacto en una instalación eléctrica provoca calor.


En relación a los líquidos inflamables y sprays, aconsejan contar sólo con los necesarios y almacenarlos en recipientes irrompibles con indicación de su contenido.


También sugieren revisar la instalación de gas para evitar inconvenientes, no dejar nada cocinando en el fuego ni aparatos eléctricos de gran consumo en marcha cuando abandone su domicilio, limpiar periódicamente los filtros de la campana extractora de la cocina, evitar las corrientes de aire en la cocina que pudieran apagar el gas especialmente si está usted en otra habitación, evitar almacenar combustibles innecesarios en su casa, como ropa vieja, periódicos, pinturas, etc.


¿Qué hacer ante una quemadura?

Ante un accidentes domésticos, no aplique ningún elemento casero sobre la herida (dentífrico, aceite de cocina, tomate o cáscara de papa). Simplemente lave la quemadura con agua de la canilla y cubra con un paño limpio (no necesita se estéril). Esto facilitará la observación de la lesión por parte de médico. Dirigirse al Centro de Atención de Salud más cercano.


Imágenes

actualizando hipofisis